martes, 4 de noviembre de 2008

¿Que es la liberación animal?

¿Tod@s l@s presentes sabemos qué cosa es eso?, ¿con qué tendrá que ver?, la liberación por un lado, los animales por otro, o todo junto, como hacemos para entender o explicar algo de lo que nunca hemos escuchado, y algo a lo que quizá no sabemos si nos puede interesar...
La liberación animal, (intentaré explicar de la mejor forma, claro está) es una lucha que comprende muchos tópicos o temáticas importantes a conocer, y enfoca no sólo a aspectos teóricos sino también a nuestra práctica cotidiana.
Tod@s podemos ser parte de ella, sin que eso nos lleve tiempo extra en nuestras vidas, no precisamos dejar otras actividades para llevarla a cabo, para ponerla en práctica...
No es parte de una secta, no pretende lavar cerebros, imponer dogmas ni nada parecido la liberación animal, sino todo lo contrario, podemos ser liberadores de otros seres y de nosotr@s mism@s, romper con las cadenas de la opresión que la mayoría(por no decir toda o casi toda) de la especie humana ejerce hacia los demás animales, los animales no humanos.
Qué en dónde la especie human oprime a los animales...ah, sí, pues en los actos más comunes, más cotidianos, en los actos que muchas personas consideran imprescindibles, como es en la alimentación, en los juegos, en los deportes, en la vestimenta.
De qué forma... pues los alimentos que much@s comimos/comemos provienen de la muerte de los animales, algo totalmente innecesario ya que en los vegetales encontramos todo lo necesario para poder vivir, y básándonos en el supuesto de que somos seres racionales no es imprescindible el explicar de que existen alternativas claras ante la muerte de los animales para fines alimentarios, pero bueno, la liberación animal a lo que pretende llegar(al menos yo como animalista es lo que persigo) es al respeto por las otras vidas animales, no ejercer autoritarismo hacia seres que no se pueden unir para terminar con la explotación cotidiana que pocas veces percibimos o prestamos atención, pero que claramente los animales sufren y la pueden vivenciar a dicha explotación a través del dolor infligido por los seres humanos en actividades de uso, abuso, tan cotidianos como la compra de animales en un sitio especializado, en comernos animales sazonados con vegetales,cuando comemos sus "derivados"(llámese leche, huevos, miel, seda) cuando asistimos o participamos de "deportes" como las carreras de caballos, galgos, peleas de gallos; cuando usamos sus pieles o cueros como parte de nuestro abrigo, cuando compramos un medicamento en una farmacia , el cual ha sido testeado o "probado" en animales antes de salir a la venta a la población, ante lo cual se ha practicado la llamada vivisección(disección de animales vivos).
Este uso de los animales como si fueran cosas, objetos, máquinas productoras de artículos resalta los intereses económicos y el interés de propiedad. Este es uno de los análisis que podemos hacer, ya que se consideran objetos de uso y consumo a los animales, tal cual sucedía con la forma esclavista de producción. No tienen derechos, carecen de ellos desde su nacimiento, no tienen derecho a una vida digna, ni tampoco a la vida como algo esencial, ya sin adjetivos, son libres por naturaleza, pero no culturalmente hablando, ya que muchas especies animales ya están destinadas, predeterminadas a ?servir? a otra especie , la humana, sin importar los intereses o deseos de vida que instintivamente los animales tenemos.
Pero no sólo en las fábricas, industrias, establecimientos diversos como granjas factorías, granjas peleteras, mataderos, frigoríficos , los animales son tenidos en cuenta como propiedad, sino también en lo más íntimo de nuestras casas muchas veces reproducimos este estatus al que obligamos a algunas especies animales a ser nuestra compañía, nuestro juguete, nuestro ?amigo?(tal cual como se los conoce a los perros), lo cual degrada a la naturaleza de los animales, los cuales tendrían que desarrollarse en sus propios ecosistemas, sin intervención humana alguna tampoco en sus vidas.
Mientras los animales sigan siendo considerados propiedad, simples y meros objetos de compraventa, no podemos hablar de la existencia de sus derechos, ya que también hay que abolir la categoría usada por los humanos en cuanto al mercadeo de los animales, o cuando incluso se regalan animales a los niños como forma de divertimento , cuando se les usa como guardianes, seguridad de casas, de las fuerzas policiales.
Los animales son discriminados para obtener beneficios no sólo económicos, sino también personales, como estatus social cuando se posee determinado animal de tal o cual ?raza?, cuando los llamados pet shop venden animales que están de moda, como lo ha sido la venta de rottweilers, los beagles,etc.
En este aspecto podemos encontrar también los anhelos de perfeccionar a los animales a través de la investigación científica, hay ejemplos de manipulación y creación de ?razas? animales desde muchos años atrás.
También al considerar a los animales como receptores de afecto y cariño se les está usando para satisfacer deseos personales (cuando alguien dice quiero mucho a tales animales, pero los usa al mismo tiempo, y come a otros animales).
Culturalmente hay determinada legitimación y aceptación no sólo a través del uso, sino desde el ámbito legal , a usar algunos animales, pero a cuidar a otros , por ejemplo cuando se dividen a algunos animales como ?de compañía?, a otros se les denomina animales ?de abasto?(son los que están destinados a la muerte para transformarse en ?alimento?), animales ?de granja?, ?de laboratorio?...
Algo totalmente ridículo esta clasificación, como si indefectiblemente los animales tuvieran que ocupar un espacio ya preestablecido por los seres humanos para servir a sus intereses creados, y ante lo cual poco se diferencia de una dictadura ejercida por la especie humana, ante lo cual el otro, el diferente, (en este caso tan amplio, los animales no humanos), no tienen derecho alguno, sino que nacen y ocupan ya lugares donde los fines ya se conocen, pero que los propios animales ni deben imaginar que luego de llegar a la vida, tendrán en diversas fases de su vida miles de sufrimientos, torturas, inhibición de sus instintos más primordiales y primarios, encierro en sitios similares a cárceles para animales, una vida más corta que la que de forma natural podrían tener.
La forma de relacionarnos con los animales cotidianamente nos lleva a pensar, o al menos debería llevarnos a replantear el cómo nos relacionamos, si los usamos, si nos da lo mismo usar a seres que sienten ,sufren como nosotr@s, aunque no piensen ni se expresen como los animales humanos lo hacemos...discriminarlos y matarlos porque la cultura , la economía lo dicta no es excusa válida tampoco para considerarnos dueños de ellos y de sus derechos y su vida.
Todo ideal de liberación tiene como premisa, como punto de partida, de que vivimos en un estado de opresión, coacción cotidiana donde la libertad sólo es una palabra más de nuestro vocabulario, y donde de forma práctica parece no encontrarse con la realidad.
Partiendo de que no todo está bien, la liberación animal lo que plantea es el cuestionamiento a las bases culturales en las que nos movemos, cuestionando, criticando y resistiendo la opresión ejercida no sólo hacia nosotros los humanos sino también que también le damos importancia a las otras especies animales.
Culturalmente se acepta el usar los animales, pero eso no es sinónimo de que sea justo para los animales, por más que la transmisión de determinadas tradiciones dicten que eso está bien y “siempre ha sido así”.
Cuestionamos toda forma de explotación dirigida hacia los animales (tanto humanos como no humanos), y es a partir de ese cuestionamiento que pasamos a elegir qué cosas consumir a diario, desde nuestros alimentos, vestimentas, optamos por la alimentación vegana como herramienta de empatía para con los animales.

Somos animalistas, y pretendemos que la coherencia forme parte de nuestras vidas en el relacionamiento con los hermanos de otras especies, por eso difundimos la alimentación vegana, una dieta ética y empática para con los animales; pero no quiere decir que hayan personas que son veganas que necesariamente sean personas que luchan por la liberación animal, ya que hay muchas personas que eligen el veganismo como alimentación saludable, y no promueven de forma directa un cambio en las relaciones humanos-animales.
Como animalistas concientes, consideramos que en la alimentación vegana rompemos cadenas de opresión cotidiana, ya que no consumimos “productos” que provengan de la muerte animal o de su explotación , ( el caso de la carne, leche, huevos, cuero, miel, seda).
En cambio las personas que optan por una alimentación ovolactovegetariana , lactovegetariana, apivegetariana, no liberan a los animales de la explotación a manos de los seres humanos, la tortura y la llamada cadena de explotación cárnica continúa, no para porque se siguen consumiendo despojos animales, “derivados” de la opresión, no se consumen animales muertos pero sí se contribuye a consumirlos en vida(el vegetarianismo “libera” de la muerte, en cambio el veganismo corta con la muerte, la explotación y la tortura animal.
A todo esto, se puede incorporar una discusión pocas veces entablada , o tenida en cuenta por parte de quienes “defienden” a los animales , no se plantea integralmente, porque muy pocas personas toman a la liberación animal como un camino de vida y lucha, dejan que todo corra como si con un cambio alimentario todo fuera acomodándose de forma casi natural, pero no es así, hay que pelear por los derechos de todas las especies animales si decimos que los consideramos en nuestra vida.
Los derechos fundamentales como la vida , y una vida digna, no son patrimonio único de los seres humanos (igualmente sabemos que ni siquiera en los seres humanos se cumplen).
Como militantes pro liberación animal debemos enmarcar los aspectos liberacionistas en un plano cuasi ideológico, como forma de elaboración de ideas, para que no quede esto como algo descolgado de la práctica en quienes anhelamos un mundo donde quepan todos los animales, pero libres en su esencia, no como objeto de uso, a partir de ahí surge un posicionamiento netamente antiespecista, rechazando de plano y de hecho toda actitud que pretenda someter a los animales a los deseos creados, deseos totalmente superfluos por la especie humana, donde parte de esa especie humana también manipula a otros seres humanos a través de diversos mecanismos de dominación, haciéndonos creer que somos superiores, que podemos ejercer determinado poder hacia los animales que no pueden hablar o expresarse como nosotros, esto forma parte de la
discriminación sufrida por los animales y ejercidas por los seres humanos, sin distinción de color, género, posición social, estatus, etc, el especismo atraviesa todas esas categorías, atraviesa a toda la especie humana, porque es la propia especie humana la que esclaviza ,tortura, usa y mata a los animales no humanos.
Tenemos muchas palabras que únicamente parecieran usarse en los seres humanos, donde claro está, no todos los seres humanos comparten criterios sobre palabras o tópicos como justicia, represión, explotación, autoritarismo, autonomía, diversidad de la vida, libertad, liberación, pero en lo que la gran mayoría satisfecha sí concuerda de forma práctica que esas palabras son solamente aplicables a los humanos, no importa la forma , sino que el contenido está dirigido a los seres humanos, con los “errores” y “aciertos” que puedan existir, claro está.
Justicia: sólo la podemos tener y desear los animales humanos?. El concepto se debe extrapolar también a los demás animales , ya que tienen derechos innatos a la vida, y todo acto ejercido contra ellos se considera un acto injusto. Es injusta la discriminación ejercida a los animales por el hecho de pertenecer a otra especie, e incluso si existiera otra “razón”, tenemos que plantearnos de una forma bien firme de que los animales tienen derecho a la vida(si se justifica la explotación , se estaría justificando otro tipo de discriminaciones existentes entre los seres humanos, como el racismo, el sexismo,clasismo).Quien no libera, oprime.
Represión: generalmente escuchamos e incluso denunciamos casos de represión dirigida hacia personas disidentes con determinadas prácticas desde el estado, el gobierno, la policía, el ejército, o personas que reprimen en ámbitos domésticos a familiares, o en el trabajo,etc. Pero nunca escuchamos poner el grito en el cielo ante la represión primaria que ejerce la especie humana hacia los animales, su vida , su nacimiento predeterminado, su vida ya predestinada al servicio humano, como si fuera algo éticamente aceptable para el respeto, el usar sus cuerpos y dictaminar el curso de sus vidas.
Explotación/ autoritarismo: hay quienes se posicionan por intereses personales , ideológicos, contrarios a esas formas de ejercer el poder, sea económico, político, religioso, y otros son quienes detentan esa explotación.
Dentro de quienes niegan a la autoridad, luchando por la libertad, encontramos quienes ejercen autoritarismo y prácticas rechazables con la libertad, porque pretenden continuar con el autoritarismo hacia los animales no humanos, en esas relaciones jerárquicas y para nada horizontales que los humanos tenemos para y hacia los animales no humanos. Incoherencia práctica?. No, especismo, ya que se ponen en práctica preferentemente con la especie humana, dejando atrás los intereses de las otras especies en aspectos tan importantes como el deseo a la vida...
Autonomía: gran parte de las luchas por la liberación, por participar en espacios liberados, tienen a la autonomía como un centro visceral de la temática por la emancipación, donde el carácter revolucionario es permeable y contagioso, pero a las personas, porque en términos generales, no se siembra la autonomía hacia los animales , somos autónomos con nosotros mismos, pero no somos altruistas para nada en las relaciones con otros seres con los que entramos en contacto.
Diversidad de opiniones: cuando escucho hablar de esto, siempre prima el deseo de los seres humanos por sobre el de los animales, y no estoy hablando de poner el derecho de los animales por encima de nosotros los seres humanos, porque ahí también sería un especista(al revés del común denominador, pero especista conceptualmente hablando) y eso no lo quiero ni es sano para la liberación animal como movimiento, obviamente.
Hay personas que dicen, respeto al veganismo, pero no son veganos, no lo ponen en práctica, entonces, la cuestión no es si me respetan a mí como persona envuelta en la liberación animal, sino que respeten a los animales que son discriminados a diario por muchas personas, incluso quienes nos dicen mansamente que nos respetan, pero vamos, eso no es la liberación animal.
Respetar a la diversidad, cuando quienes la detentan no respetan a las demás formas de vida animal... No me planteo si lo quiero hacer, los puedo respetar en una charla de boliche, en una charla sin algo importante que decir, pero no en una conversación o en una práctica en la que se hable y se llene la boca toda la gente de libertad, pero donde no se la está cultivando para las demás especies animales, pero sí se espera una fecunda cosecha, únicamente para los humanos. El respeto por la diversidad sólo podrá existir, cuando quienes pretenden su respeto, se pongan en movimiento por los demás seres, en vez de esclavizarlos y usarlos.
Viva la diversidad de opiniones!!!, no a la diversidad de opresiones!!!!.
¿Tú podrías convivir con un fascista , un racista, un sexista...?
¿Por qué quieres que vivamos con especistas concientes de sus actos...?
Otro de los tópicos muy marcados es el hecho de que la explotación tiene un único “culpable”, como si quienes demandan la explotación animal no tuvieran un papel muy importante en el especismo.
No se trata de culpabilizar o de estigmatizar tampoco a quienes oprimen sin saberlo, vamos, eso no es nada positivo para los animales, porque hay personas que se sienten atacadas en sus actitudes cotidianas, aunque claro, si se está oprimiendo a sabiendas, eso es éticamente reprochable.
Generalmente escuchamos hablar de la explotación animal como si ella fuera algo unidireccional, como si no se nutriera también de quienes sustentan y la hacen posible, que son quienes consumen dicha explotación, la muerte animal, la tortura y el sufrimiento, y tendríamos que detenernos a pensar, qué está antes, quien ofrece los “productos” obtenidos de la explotación o quienes la demandan??.
Puede ser una fácil respuesta si decimos que los medios de comunicación alienan a las personas y hacen que ellas consuman ciegamente, pero sabemos que hay mucha gente que está decidida a continuar consumiendo animales, y no hay diferencia ya entre quienes venden y compran(bajo la estructura capitalista claro), o entre quien acepta y quien da animales para consumirlos(bajo la estructura económica de trueque por ejemplo o de autogestión).
Siempre se le atañe cierto grado de culpabilidad a quienes son carniceros, peleteros, pero yo pregunto, ¿los consumidores no inciden en que esto siga continuando?.
Hay que atacar únicamente a los explotadores directos?...
Y a los explotadores “indirectos”??.
¿Qué posición tomamos al respecto?...
¿O es que el especismo no nos deja ver también que detrás de los consumidores hay personas que son familiares nuestros, y antes los lazos construidos socialmente nos cuesta el cuestionar a tales personas?...
Un antiespecista , una persona militante por la liberación animal compartiría su casa, aceptaría vivir con persona/s que se reconocen como especistas en su práctica diaria??.
Es una pregunta en voz alta, tratando de reflexionar a fondo claro está.
Pero tendremos que tener bien en claro que hay muchas decisiones que pueden repercutir directamente con la liberación de otros animales, por eso conviene pensar en ellos siempre, no en nuestros egoísmos o en formas de pensar y actuar que muchas veces resultan complacientes con el especismo oculto en nuestra vida cotidiana.
Me detengo a pensar un poco en cuanto a lo que es la cultura, es algo modificable, no en todos los sitios, porque fuera y dentro de la civilización occidental hay grupos de poblaciones que no permiten diferentes formas de pensar y actuar, la represión funciona en grupos , por más de que no exista un estado moderno tal cual lo conocemos.
No estamos de acuerdo con el uso de los animales, sea la cultura que sea, porque se supeditan y someten a las otras especies en beneficio de la especie humana, sea de forma conciente, respetuosa o no.
Puede pensar alguien , cómo se haría con los grupos étnicos que tradicional y ancestralmente usa animales para su vida , ceremonias, alimentación, etc, cómo se puede hacer llegar la idea de la liberación animal, pero eso es válido para prácticas como el sexismo, la diferencias sociales que también existen en grupos tribales donde supuestamente “el hombre blanco” no ha llegado, eso es algo que debemos desmistificar ya que hay pocos sitios en el planeta que el lazo imperialista y occidental no haya llegado...
Sabemos bien que el uso de animales en rituales, sacrificios no se remite sólo a sociedades culturalmente diferentes a la cultura occidental imperante, sino que hay sectas que practican sacrificios animales...
Tendríamos que detenernos un poco y pensar... qué cultura es la que pretende imponerse hoy??, nosotr@s mism@s somos fruto de mezclas diversas a lo largo de la historia, pero somos fruto de diversas interpretaciones, síntesis y análisis de la vida que pretendemos llevar, como activistas de la liberación animal tenemos nuestra forma de pensar y actuar, no nos dirige ningún grupo u organismo más que la empatía, la ética y el sentido de justicia abarcativo para todas las especies animales.
Muchas personas nos guiamos por lo que nos enseñaron en nuestro seno familiar, educativo, estatal, grupo de amigos(ell@s también influyen, tenemos que reconocerlo).
Nos enseñaron a que no podemos matar para comer, matar personas humanas, por eso no lo hacemos(en términos generales claro, porque hay “excepciones” a esa regla).
Nos enseñaron que los animales están ahí para que los usemos, los comamos, eso en la gran parte de la especie humana, porque son pocas las familias o núcleos poblados donde valores antiespecistas sean tenidos en cuenta en la educación de las personas, así como en lugares de extracción racista les dirán que algunas personas son menos que otras, tenemos que ser concientes de que la educación cumple un papel fundamental en esto...
Si nos hubieran enseñado el que podemos comernos a determinadas personas, extraer su leche, su piel, pelos, etc, quizá ahora estaríamos cuestionando ese parasitismo, pero otra lucha es la que tenemos, es contra el parasitismo humano para con las especies animales.
Esto quiere ser un aporte en la discusión y el planteamiento acerca de lo que es la liberación animal, obviamente que es un tema que no tiene término, como tampoco tiene posiciones intermedias, o estamos del lado de la liberación o de la explotación, no podemos estar situados a medias tintas en lo que respecta con la vida o la muerte, porque no podemos estar medio viv@s o medio muert@s...

No hay comentarios:

Publicar un comentario