martes, 4 de noviembre de 2008

Razones para no consumir huevos



El consumo de huevos es justificado muchas veces argumentando que es posible consumir dichos productos sin la explotación de los animales no humanos.
La posibilidad de que existan situaciones ideales don-de las gallinas viven libres y felices y donde los huma-nos disponemos de sus huevos sin afectarlas de ninguna manera, es a veces una excusa.
Aunque es improbable que situaciones como la descrita ocurran, y como explico más adelante la posibilidad de dicha situación no es un argumento para justificar el consumo de huevos obtenido de otras formas, lo cierto es que comer huevos obtenidos de gallinas que viven en completa libertad, no es algo injusto.
El consumo de productos de origen animal es inaceptable porque causa sufrimiento y muerte a las gallinas, no porque los huevos no sean naturales, ni porque un huevo fecundado pueda dar lugar a una gallina en el futuro.
Pongamos por ejemplo que voy a la peluquería un día, y después de que me hayan cortado el pelo, alguien lo recoge del suelo, y decide utilizarlo para hacer una al-mohada. Este comportamiento no es objetable desde un punto de vista moral (aunque nadie me haya preguntado si me importaba que mi pelo fuera utilizado para hacer almohadas), porque no he sido afectada de ninguna manera, y ningún daño se me ha causado.
Esta situación es obviamente completamente diferente a privarme de libertad con el objetivo de cortarme el pelo cada tres meses para la obtención de almohadas de pelo humano natural.
Es decir, el hecho de que sea aceptable comer huevos obtenidos de una situación idílica como la descrita anteriormente, (de la misma manera que sería aceptable utilizar mi pelo si este fuera recogido del suelo de la peluquería de la que acabo de salir), de ninguna forma justifica el consumo de huevos ni de pelo obtenidos en base a la explotación de alguien.
Comprar o vender huevos obtenidos de gallinas libres, puede también ser problemático.
Ya que este hecho reforzaría el consumo de huevos (sobre todo en la sociedad de hoy, donde la explotación animal no es cuestionada) Sería imposible mantener la demanda de huevos existente hoy día (ni probablemente ningún tipo de demanda), si estos se tratasen de obtener de la situación descrita, por ello, probablemente intentar consumir huevos de esta manera a la larga (si la explotación de los animales no humanos continua no siendo cuestionada), derivaría en la esclavitud de las gallinas.
La producción de huevos:
Los huevos que se consumen están lejos de ser obtenidos de manera justa; las gallinas son criadas para ser explotadas, son esclavas privadas de libertad, matadas (asesinadas) cuando sus niveles de producción descienden.
Un ejemplo de lo que implica el consumo de huevos es la muerte (asesinato) de todos los pollitos macho por parte de la industria, ya que ningún beneficio puede ser obtenido de su explotación (no pueden poner huevos, y no pueden ganar peso con el fin de que sus cuerpos sean vendidos como carne).
¿Huevos de gallinas en libertad?
Mucha gente también cree que el consumo de huevos obtenidos de granjas donde se dice que las gallinas están en «libertad», es aceptable, ya que las gallinas no sufren.
Primeramente, no debemos olvidar que esas gallinas también han sido criadas para satisfacer la demanda que existe por parte de la sociedad de huevos, existen únicamente porque producen huevos.
Son consideradas recursos (son esclavas), productoras de huevos, igual que las que están en las granjas factoría, y esto también implica algún tipo de privación de libertad, y muerte cuando dichos individuos dejan de ser productivos ( o cuando sus ni-veles de producción descienden).

Los granjeros crían y «tienen» (esclavizan) gallinas, con el fin de obtener un beneficio económico, no las consideran sus iguales, ni consideran sus intereses de una manera seria, y esto siempre supone un perjuicio para el individuo explotado.
Ninguna forma de explotación animal está justificada; las gallinas no son productoras de huevos, las vacas no son productoras de leche, y los cerdos no son productores de carne. Son individuos con la capacidad para experimentar sus vidas, y cuyos intereses deben ser tenidos en cuenta como lo son los nuestros.
Comprando huevos y otras formas de apoyar la explotación animal:
Como podemos imaginarnos, todos los huevos comprados en una tienda se obtienen de la explotación animal. Por ello, con el fin de acabar con la muerte y el sufrimiento que produce la producción de huevos, no debemos comprar huevos, ni productos que incluyen huevo como parte de su receta (de la misma forma que no debemos comprar ningún producto de origen animal).
Aunque comprar huevos es inaceptable, es también necesario rechazar todo consumo de dicho producto. Si voy a casa de alguien a comer y esa persona me ofrece una tortilla hecha con huevos y decido comerla, es cierto que no los he comprado yo misma/o, pero he generado demanda, esto significa que aquel/aquella que preparo la comida probablemente compre más huevos la próxima vez, debido a que yo he comido algunos.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar